Portada

De Neotrópicos, plataforma colaborativa.
Revisión del 06:31 13 mar 2022 de Lcgarcia (discusión | contribuciones)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

neotrópicos es una fundación ecológica, privada, sin ánimo de lucro, con sedes en Medellín, Mompox y Hatillo de Loba, Colombia; consolidada como grupo de trabajo desde 1987 y registrada desde 1990. Sus objetivos son la promoción y divulgación del conocimiento, investigación, recuperación, restauración, conservación y utilización racional de los ecosistemas neotropicales, en particular aquellos asociados a la planicie aluvial del río Magdalena y a otras planicies de inundación de ríos colombianos.

La acción principal de neotrópicos está enfocada a la realización de Operación El Dorado, un proyecto propio, a largo plazo, iniciado en 1991, para la restauración, conservación y promoción del aprovechamiento perdurable de la planicie aluvial magdalenense en la Depresión Momposina, en la confluencia de los ríos Cauca, San Jorge y Cesar con el Magdalena. Operación El Dorado se lleva a cabo en la reserva natural El Garcero, un mosaico de ca. 800 hectáreas representativas de los hábitats y organismos regionales, localizada ca. 50 km aguas arriba de Mompox, en jurisdicción de los municipios de Margarita y Hatillo de Loba.

neotrópicos se financia con los aportes de sus miembros institucionales y personales y en especial mediante la venta de servicios especializados de consultoría en temáticas ecológicas, ambientales, de manejo de recursos naturales y del desarrollo; con donaciones esporádicas canalizadas a través del Instituto de Planicies Fluviales de la Universidad de Karlsruhe (Auen Institut) y de la Red por el Hombre y la Naturaleza (Earthlink: Netzwerk für Mensch und Natur).

Desde septiembre de 2021, cuenta además con aportes periódicos de la ciudad de Monheim am Rhein, Alemania, gracias a un convenio de cooperación a largo plazo, acordado entre las dos entidades. Estos recursos están destinados exclusivamente al desarrollo de la restauración de hábitats y biotopos boscosos en la planicie aluvial; se gestionan mediante el proyecto fundación RNG, establecida como una entidad independiente en octubre de 2021. Las metas del proyecto a corto plazo son:

  • rehabilitación de la casa-campamento, de la estación ecológica y del vivero de especies nativas, localizados en la RNG
  • desarrollo de un dosel arbóreo de especies nativas de la planicie, primordialmente para erradicar los pastizales del ecotono bosque-playón, en el sector sur de la reserva y los pastizales ubicados entre el albardón menor del caño Caimanes y el albardón mayor del brazo de Mompox, en el sector norte de la reserva
  • enriquecimiento de la diversidad de plantas leñosas de los reductos de bosque secundarios de la RNG, a partir de propágulos provenientes de la reserva misma o de otras fuentes ubicadas dentro de la región.
La "poza" de El Garcero es un microcosmos, diría Forbes si nos visitase: garzas blancas, Ardea alba Linnaeus, 1758, Ardeidae, en la "poza" frente a la casa-campamento de la RNG; de izquierda a derecha se encuentran los siguientes árboles: el árbol del centro de la foto, con las raíces prominentes, es un campano, Samanea saman (Jacq.) Merr., Fabaceae; a su izquierda, también con las raíces expuestas, un guamomacho Inga vera Willd., Fabaceae; el árbol delgado de la ´derecha .
Foto: L. C. García Lozano, 10.02.22.
  • 1=Guamo macho Inga vera Fabacea.
  • 2= vara santa Triplaris americana L. Polygonaceae
  • 3=Campano Samanea saman Fabacea
  • 4=pintacanillo. Caesalpinaceae Pithecellobium lanceolatum (H.&B.) Benth.
  • 5,6 =Jobo Anacardiaceae Spondias mombin L.
  • 7=naranjuelo. Capparaceae Crataeva tapia L. ,naranjuelo
  • 8=pimenton Euphorbiaceae Phyllanthus acidus




Anuncios y novedades

La restauración de los bosques de El Garcero se hace paso a paso

Marzo 9, de 2022. A lo largo de los valles del Magdalena y del Cauca, las lluvias del segundo semestre de cada año cesan, primero en el sur, a comienzos o mediados de diciembre. Poco a poco esta onda de sequía se propaga a lo largo del valle. En la planicie aluvial, las ciénagas, antes represadas por las aguas altas de los dos ríos y su múltiples brazos y caños de conexión, empiezan a vaciarse lentamente.

La planicie se seca, los árboles pierden su vestido verde de hojas y florecen… el paisaje cambia. No todas las especies ni todos los individuos de una misma especie, pierden las hojas ni florecen simultáneamente, porque los suelos conservan agua, más cuanto más cerca del río o de los caños y menos cuanto más altos sobre la planicie estén. Este evento de cambio de la apariencia del paisaje dura hasta mediados de abril o comienzos de mayo, cuando comienzan las lluvias en todo el valle, incluso en la planicie y de nuevo El Garcero reverdece.

Esto es la situación normal, la que se espera que ocurra; pero desde noviembre de 2021, en las cuencas altas del Magdalena y del Cauca, a 1.000 kilómetros de la planicie, no ha cesado de llover y los niveles del río han permanecido altos hasta hoy (09.02.22). “El verano no ha llegado a la región”, dicen los campesinos; esto significa que los suelos aún están húmedos, porque la planicie no ha drenado toda el agua almacenada. Y por supuesto los cronogramas de defoliación - foliación - floración - fructificación - producción de semillas - germinación… están alterados.

Además de la recolección y manejo de semillas a medida que se producen, una tarea complementaria muy importante en El Garcero ha sido la observación periódica, permanente del estado de la vegetación, en particular de los árboles, arbustos y lianas. Semanalmente se registran, en un número creciente de especies, el status de los tres elementos fundamentales: hojas, flores y frutos, i. e., la evolución del proceso descrito arriba. Esta actividad se desarrollará a lo largo del todo el proyecto, a fin de determinar los patrones de cambio para cada especie en diferentes hábitats de la planicie y por supuesto se harán ajustes en cuanto a especies, sitios, frecuencia, etc., a medida que nuestros conocimientos se acumulen.

Las semillas de varias especies de árboles colectadas desde mediados de diciembre de 2021, en los bosques de El Garcero, están en los germinadores. Dentro de poco, las plántulas más desarrolladas se transplantarán a macetas grandes re-utilizables y estarán en el vivero, bajo diferentes condiciones de sombra, hasta cuando hayan alcanzado una altura mínima de 1,5 m, con el fin de disminuir la mortalidad de los arbolitos en el sitio final de plantación.

Los primeros habitantes del vivero

Febrero 18, 2022. No muy lejos de El Garcero, del otro lado del brazo de Mompox, en el municipio de Guamal, existen dos viveros (La Rinconada y La Puntica) especializados en especies leñosas nativas de los bosques, tanto de la planicie aluvial magdalenense, como de hábitats no inundables. Estos viveros comunitarios hacen parte del programa Viveros Hermanos, auspiciado por la fundación Estación biológica Bachaqueros (FEBB). El Garcero recibió de esta entidad una donación de 255 arbolitos, de diferente tamaño, de 6 especies de árboles de la planicie. Estos se encuentran ahora en los mesones del vivero de la RNG. Los más jóvenes y pequeños se transplantarán en unos días a macetas grandes reutilizables, pues actualmente están en bolsas de plástico muy pequeñas y, como se dijo, deben permanecer en el vivero hasta que alcancen una altura mínima de 1,5 m.

Estos arbolitos serán los primeros en plantarse en sitios seleccionados en la reserva; la época más probable de siembra será al final del período lluvioso del primer semestre de 2022, mediados de junio a comienzos de agosto. La época precisa se determinará con base en el comportamiento de las lluvias, los niveles del brazo de Mompox y la extensión de las áreas inundadas, status por ahora impredecible.

El bosque pro-clima de Monheim comienza a crecer… y el de El Garcero también

Enero 30, 2022. Gracias a la gestión de Angélica García Montero, vocera ad hoc de Neotrópicos en Alemania, se obtuvo en 2021 el auspicio de la ciudad Monheim am Rhein para continuar con la restauración de los bosques de la planicie aluvial magdalenense en la Reserva natural El Garcero. Para tal efecto, el pasado 6 de septiembre Neotrópicos subscribió con esta ciudad un acuerdo de cooperación, con una duración renovable de 7 años, para el establecimiento de sendos bosques de especies nativas en los territorios de las dos entidades, con el objetivo de contribuir a paliar el cambio climático global mediante la captura permanente de carbono.

La protección del clima no termina en los límites de la ciudad, sino que es una tarea mundial. Monheim am Rhein aspira ser carbono-neutral en 2035 y, como ciudad galardonada con el premio Fairtrade, asumir además su responsabilidad a nivel internacional. La iniciativa Klimawald Bosque pro-clima de Monheim am Rhein combina estos objetivos: la ciudad recolecta donaciones para el proyecto de restauración de bosques en la Reserva Natural El Garcero y recompensa éstas con la plantación de árboles en terrenos municipales. Los costos de las plantaciones locales corren a cargo de la Monheim am Rhein. En diciembre de 2021 se inició la siembra de árboles en terrenos de la Sociedad de obras hidráulicas de Monheim-Langenfeld (empresa de acueducto regional). Los ciudadanos de Monheim pueden así apoyar un proyecto específico en la selva tropical con su donación, obtener información sobre el trabajo ecológico en Colombia, seguir el progreso y conocer las caras detrás del proyecto.

Con el proyecto de bosques climáticos, la ciudad de Monheim am Rhein apoya la reforestación de otras 250 hectáreas en la RNG que actualmente continúan siendo pastizales. Así, se crearán vínculos con otros ecosistemas para que los animales puedan volver a la zona y desplazarse con seguridad entre sus lugares de caza. En primer lugar, se volverá a poner en funcionamiento el vivero de especies nativas de árboles para este fin. En un paso más, se puede reconstruir la conexión con la población local. La Fundación Neotrópicos hace especial hincapié en la participación de la población local para garantizar la protección sostenible de El Garcero. Los proyectos de educación ambiental en forma de talleres y también la reanudación de las actividades escolares serán posibles en el futuro cercano.

En el caso de la RNG, la restauración de bosques se desarrolla mediante dos formas de restauración activa:

  • desarrollo acelerado de cobertura boscosa para erradicación de pastizales, mediante la siembra de arbolitos de especies pioneras o sucesionales tempranas, caracterizadas por sus altas tasas de crecimiento. Las áreas prioritarias para esta fase son el ecotono bosque-playón, en la franja sur de la RNG y las terrazas y albardones menores entre el caño Caimanes y el brazo de Mompox, incluyendo el albardón mayor.
  • enriquecimiento de los reductos de bosques secundarios mediante la siembra de especies sucesionales tardías y climácicas, de más lento crecimiento y tolerantes de la sombra.

Los propágulos para esta fase provendrán tanto de los reductos de bosques de El Garcero, como de otras áreas boscosas en otras localidades de la planicie aluvial. Complementariamente, Neotrópicos está interesada en propiciar la conexión ecológica de los bosques de los cerros de Hatillo de Loba, al NE del casco urbano, con la RNG. Esta conexión se puede lograr mediante el reemplazo de las cercas internas y de los linderos de las propiedades entre los dos reductos de bosque con setos vivos de árboles de especies nativas. Los ensayos iniciales de esta estrategia se llevarán a cabo en los linderos de El Garcero.

Investigación del IAvH sobre poblaciones de coquillo en la RNG

Marzo 14 de 2021. La investigación sobre las poblaciones de Lecythis minor Jacq. en El Garcero que el Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt iniciara en febrero de 2020, avanzaron substancialmente hasta su culminación durante los meses de noviembre y diciembre de 2020, con el apoyo de Neotrópicos.

Miguel Ángel Díaz Rubiano, biólogo vinculado a Neotrópicos y a la RNG desde 1994, seleccionó y delimitó 30 parcelas de observación de 0,1 ha cada una en diferentes biotopos de El Garcero. En ellas tomó y registró datos de ubicación, tamaño, estado fenológico y otros, de juveniles y adultos de L. minor, véase Parcelas de observación permanente en la RNG, en el marco de la investigación diseñada e iniciada por el biólogo Mateo Fernández Lucero del IAvH. En esta labor Miguel Ángel fue apoyado en campo por Marcelino Castro Elles y Nelly Vásquez Martínez y por la ingeniera forestal Stella Franco Posada y la ingeniera de sistemas Mónica María Toro Uribe en Medellín.

Aunque no es seguro todavía si las investigaciones del IAvH sobre coquillo continuarán este año, Neotrópicos aspira a complementar, en El Garcero, el conocimiento que sobre la especie se tiene, con miras desarrollar, en un mediano plazo, mecanismos replicables para reproducción y dispersión artificial de la especie y transferir esta tecnología a las comunidades campesinas de la región. Esta será una variación y complementación del proyecto Nuez coquillo, planteado desde 2010. Para la financiación de este trabajo, se contempla la participación de Neotrópicos en la convocatoria Misión Ambiental de la Fundación Santo Domingo. Esta convocatoria que se cierra el próximo 12 de abril de 2021 es muy competida, por lo cual Neotrópicos debe considerar otras fuentes de financiación.

Además de esta investigación se espera que las parcelas de observación establecidas para la investigación del IAvH sean utilizadas en otras investigaciones ecológicas en El Garcero:

Global Big Day (GBD) - Bolívar de nuevo en El Garcero

Mayo 12 de 2020. El pasado viernes 08 de mayo Marcelino Castro, caporal de la RN El Garcero, en compañía de su cuñado Sr. Osmairo Vásquez, hicieron el ya tradicional recorrido de observación de aves. Esta vez, desde el campamento, a través de los bosques secuendarios de La Buenaventura hasta cerca del lindero O y luego hacia el N, hasta las madreviejas cercanas al brazo de Mompox. Regresaron por La Floresta, hasta los playones de la ciénaga de Paraíso y de travesía hasta el campamento. Fue este un recorrido bastante largo (5,6 km) pues incluyó un buen trecho de playón, aunque no parece haber sido tan productivo como en otras ocasiones; sólo se identificaron 56 o 58 especies. Aunque se debe resaltar que este GBD-2020 las observaciones de El Garcero son totalmente comparables con las de años anteriores; es decir, durante el recorrido se visitaron los mismos biotopos y hábitats, a diferencia de muchas otras listas tanto en Colombia como en otros países que forzados por pandemia sólo registraron observaciones desde las ventanas y en el vecindario inmediato de las casas de los observadores. Afortunadamente, en la RNG no es necesario -ni posible- guardar distancia social ni resguardarse dentro de la casa;, nuestros vecinos más cercanos están a kilómetros de distancia.

La lista inicial, enviada por Marcelino, con los nombres vernáculos locales, se está transcribiendo, verificando con listados y registros anteriores y complementando con nombres zoológicos; próximamente será enviada a Hugo Vides, nuestro coordinador del GBD-Bolívar, quien la revisará y publicará en el fichero de El Garcero, en el portal de Global Big Day.

Se renueva interés por nuez coquillo en la región de la RNG

Febrero 08 de 2020. El Dr. Hernando Sánchez Moreno, vinculado con la Universidad Simón Bolívar de Barranquilla y quien fuera, conjuntamente con el Dr. Winfred Behr, inspirador del proyecto Nuez coquillo que Neotrópicos promoviera hace unos años (2012-2015) en la región de El Garcero, actualmente hace parte de un grupo multi-institucional interesado en la promoción de la recolección y beneficio de las semillas del coquillo (Lecythis minor). El grupo es liderado por la firma Protécnica Ingeniería, especializada en la extracción, beneficio y procesamiento de materias primas de los bosques tropicales –diferentes de la madera– para las industrias de alimentos y cosmésticas, entre otras. Uno de estos productos es la harina de las nueces (semillas) de coquillo, caracterizadas por su alto contenido de selenoaminoácidos (selenocisteína y selenometionina), posiblemente un reflejo de la abundancia del selenio en los suelos de la Depresión Momposina. El proyecto Magdalena River Nuts propende por la producción industrial, para exportación, de aceite natural y harina de nueces de coquillo, rica en selenoaminoácidos en un marco que permita tanto el desarrollo de las comunidades de bajos ingresos como la protección de la biodiversidad.

Con el objetivo de conocer El Garcero y evaluar la viabilidad de fomentar la producción de semillas de coquillo en nuestra región, el pasado 04.02.20 un equipo multinstitucional, coordinado por el Ing. Manuel Sáenz S. de Protécnica Ingeniería, conformado además por los biólogos Mateo Fernández Lucero (Instituto Alexander von Humboldt) y Dra. Yani Aranguren Díaz (Universidad Simón Bolívar) y el asistente de comunidades Andrés Mauricio Pérez Escudero (Protécnica Ingeniería), recorrió la reserva con la guianza de Marcelino Castro, observaron árboles de coquillo tanto en los bosques secundarios como en los playones del complejo cenagoso Paraíso – Ovejero y recolectaron muestras. Desafortunadamente, se encontraron muy pocos individuos con flores o frutos.

Puesto que el proyecto Magdalena River Nuts requiere áreas extensas con cobertura boscosa natural, bajo status de protección, en donde abunde la especie L. minor en diversos hábitats (v. gr., suelos con características físico-químicas diferentes y expuestos a diferentes regímenes de inundación), la RNG puede ser una opción de interés para Protécnica Ingeniería. Se espera entonces un acercamiento con Neotrópicos para la implementación de algunos componentes de este proyecto.


Respaldo de Alcaldía de Hatillo de Loba a proyecto Área de conservación regional

Enero 25 de 2020. Gracias al apoyo eficaz de Eduardo Torres Ruidíaz, viejo amigo de Neotrópicos, se obtuvo del Sr. Oledis Arias Jiménez, nuevo Alcalde de Hatillo de Loba, el anhelado respaldo institucional al concepto de proyecto de Área de conservación regional - ARC, cuya finalidad es suplir la necesidad de conservación de los paisajes, biotopos terrestres, anfibios y acuáticos de la planicie aluvial magdalenense y sus organismos característicos, severamente alterados por el largo historial de explotación indiscriminada[1] de sus recursos (bosques, suelos, caza, pesca…) y por el desarrollo de obras fallidas para manejo de las inundaciones. Este respaldo es crucial a fin de gestionar la consecución de recursos financieros para continuar las actividades y procesos de restauración ecológica y cultural y conservación en la región de El Garcero.

El concepto de ARC propende por la gestación de una alianza de Neotrópicos con los entes territoriales regionales (municipios bolivarenses de Margarita y Hatillo de Loba, Corporación Autónoma Regional del Sur de Bolívar–CSB), con otras entidades públicas, tales como la Universidad de Cartagena y con organizaciones ciudadanas interesadas. El objetivo a corto plazo es la integración de tres paisajes en un área de conservación que haga parte del SINAP y la creación del ente que defina, coordine y ejecute el plan de manejo del ACR; los paisajes que la conformarán:

  • los reductos de bosque secundario viejo y en proceso de restauración en la RNG
  • los complejos cenagosos Paraíso (Guamo) y Ovejero, incluyendo los playones y los caños Las Piedras, Iguanero y Raizal
  • un corredor de conexión con la RNG de los cerros septentrionales de Hatillo de Loba, afloramiento de la serranía de San Lucas y único biotopo no inundable, inexistente en el resto de la isla de Margarita), mediante el reemplazo de las cercas de los linderos e internas a las parcelas y propiedades grandes por especies leñosas nativas de diferentes grupos ecológicos sucesionales.

Lay gestión para promocionar el ARC ha sido mas bien tímida, no obstante se ha contado con el beneplácito personal e institucional de Fabio Arjona de Conservation International CI, de Roberto Esmeral Berrío, Viceministro de Ordenamiento Ambiental del Territorio , con Brigitte Baptiste, anterior directora del Instituto Alexander von Humboldt y actual rectora de la Universidad EAN, entre otros. Una versión preliminar del concepto se discutió con el ingeniero forestal Alfredo Chavez de la CSB y por su conducto se remitió al Sr. Enrique Nuñez, director de la corporación; hasta ahora no ha sido posible una reunión conjunta para analizar los pros y cons del ARC. Archivo:RNG y area conservacion regional 010619.pdf

Fotos de explotación furtiva de madera, foto-facsímil de propuesta ACR, Mónica Toro cartografía actual y diacrónica de coberturas, con base en análisis de aerofortos de HG Ramírez A raiz de las severas limitaciones financieras de Neotrópicos, cada vez más críticas, aunadas a las relativamente recientes incursiones de aserradores y leñadores furtivos a El Garcero[2] a

Marcelino sigue confirmando los registros de aves de El Garcero

Noviembre 08 de 2019. El trabajo de observación de aves en El Garcero continúa avanzando. El pasado 19 de octubre se llevó a cabo un nuevo evento de observación de aves y como ya es costumbre, Marcelino y su hijo José Vicente hicieron el recorrido desde las cercanías del campamento hacia el río, atravesando la zona boscosa de La Buenaventura hasta el área de anidación de varias especies entre ellas: pato yuyo (Phalacrocorax olivaceus), garza morena (Ardea cocoi), garza blanca (Ardea alba) y pato cucharo. El regreso se hizo por el Camino del Río que cruza La Floresta hasta el puente sobre el caño homónimo y de allí hasta el playón de la ciénaga El Paraiso siguiendo el curso del caño La Floresta, atravesando los bosques secundarios del Camino de la Palma; al campamento se regresó por el sendero que parte de la parcela del Sr. Leovigildo Cogollo. Se recorrió una distancia ca. 4,7 km en 04:00 horas aproximadamente. Esta vez se registraron 69 especies, la lista completa, elaborada por Luis Carlos García Lozano con las notas y comentarios de Marcelino Castro y revisada y verificada por Hugo A. Vides, coordinador de Global Big Day - Bolívar, se puede ver aquí.

El Garcero y las garzas

Mayo 26 de 2019. El título de esta nota hace referencia a un comentario que alguien hizo en días pasados sobre el nombre de la reserva, asumiendo que se llama El Garcero porque aquí anidan muchas garzas, cuando en realidad es por el árbol garcero Licania arborea que adoptamos además como nuestro símbolo. Pero también podríamos afirmar que El Garcero es un área excepcionalmente rica en garzas:

  • está la notable, aunque esquiva Agamia agami, garza colorada o chonga, ausente en nuestra lista maestra hasta hace poco, a pesar de haber sido reportada para El Garcero desde hace varios años (2005) por Jürgen Beckers, ornitólogo belga y registrada en su libro (Jürgen Beckers & Pablo Flores. 2013. Birdwatching in Colombia. Buteo Books)
  • en la RNG se pueden observar no menos de 15 especies de garzas (10 de la familia ‘’’Ardeidae’’’, Agamia agami, Ardea cocoi, A. alba, A herodias[3] , Egrettta thula, E. caerulea, Butorides striatus, Bubulcus ibis, Pilherodius pileatus, Tigrisoma lineatum) y otras 5 especies de otras familias (Cochleariidae, Ciconiidae y Threskiornithidae).

En esta galería se aprecian algunas buenas fotos de garzas y otras aves, tomadas por Julio Delgado, ornitólogo de Cali, quien llegó a El Garcero en febrero de 2018, con un par de pajareros franceses, animado por la referencia a Agamia agami en el libro de Beckers-Florez. Sobre este hallazgo Julio dice:

¿quieren recibir visitantes en El Garcero y conseguir ingresos para promover su conservación?, entonces díganle a todo el que pregunte qué especie singular se puede ver allí, que ustedes tienen Agamia agami.
Es imperioso que publiquen listas, todas las semanas si es posible, la lista maestra es importante claro, pero los pajareros son fanáticos y quieren saber que especies poco comunes se pueden ver regularmente allí y cuales fueron vistas algunas veces pero ahora no… todos quieren probar y quizás ver especies que nadie ha visto antes.
Apoyen y estimulen a Marcelino, facilítenle unos binóculos, consíganle un buen celular para que aprenda a tomar fotos y vídeos cortos y grabe cantos de aves, él conoce muchos, pero hay sonotecas de cantos de pájaros en Internet y puede ampliar sus conocimientos; consíganle libros ilustrados, muéstrenle fotos de especies que pueden estar en la región de El Garcero pero que nadie ha visto todavía, él puede haberlas visto y seguro que los retos lo hacen mejor observador…, Marcelino es casi tan valioso como la garza azul [la chonga,
Agamia agami] o quizás más, porque sólo él sabe en dónde y a qué horas se puede observar.

Julio nos está tentando para que retemos a Marcelino. Aceptemos el desafío. Lcgarcia (discusión) 05:00 26 may 2019 (CEST)

Santa Rosalía habita en El Garcero

Mayo 09 de 2019. El pasado 04 de mayo, por segunda vez Neotrópicos participó en el Global Big Day que en el departamento de Bolívar organizó el comité departamental, coordinado por el biólogo, especialista en aves, Hugo A. Vides de la Universidad de Cartagena. Neotrópicos se unió al comité en 2018; el 05 de mayo se celebró el Global Big Day. Ese día el caporal de El Garcero, Sr. Marcelino Castro Elles y su hijo José Vicente, recorrieron la reserva durante unas 5 horas, a partir de las 05:30, desde el campamento hacia el río, por el sendero Camino del río, una distancia ca. 4,7 km; registraron un total de 53 especies de aves (véase lista completa aquí).

Este año el Global Big Day se llevó a cabo el sábado 04 de mayo. Marcelino y su esposa, nuestra casera, Sra. Nelly Vásquez, registraron 59 especies (véase lista aquí) en un recorrido similar al de 2018, complementado con un recorrido corto, entre las 17:45 y las 19:30 del 03.05.19, con el objeto de incluir especies de hábitos nocturnos. Muchas de las especies de este año se habían observado también en GBD-El Garcero 2018, pero 35 especies son avistamientos exclusivos de 2019. Así, el conteo de GBD-El Garcero es ahora de 77 especies, aproximadamente 42% del registro total de avifauna de El Garcero, basado en las observaciones de varios ornitólogos desde 1990 hasta 2017.

El registro total de avifauna de El Garcero está en revisión por parte de la bióloga Patricia Velásquez Sandino, quien realizó las primeras observaciones en El Garcero entre 1992 y 1994; para esta tarea, Neotrópicos cuenta además con el apoyo de Hugo A. Vides. Se han adicionado algunas especies y se han hecho actualizaciones de la nomenclatura ornitológica. Ninguno de estos ajustes se ha consignado en esta wiki todavía.

Las listas de Global Big Day-El Garcero citadas arriba, tienen nombres vernáculos que no necesariamente coinciden con los nombres dados en nuestra región a las mismas especies, en muchos casos dichos nombres son meras traducciones al castellano de los nombres comunes dados por ornitólogos norteamericanos. Con la ayuda de Hugo A. Vides y por supuesto de Marcelino, se está compilando una lista de equivalencias entre: nombres zoológicos vigentes, nombres vernáculos regionales y los utilizados en Global Big Day. Esta lista se publicará en esta wiki oportunamente.

El trabajo desarrollado por Marcelino es encomiable, no sólo porque conoce muy bien muchas especies de aves, distingue juveniles, hembras y machos por su plumaje, por sus cantos o por su comportamiento, sabe qué comen, cuándo y en dónde hacen sus nidos… es una fuente inagotable de información, sino además porque Marcelino está siempre empeñado en aprender nuevas cosas: nombres zoológicos, dietas, relaciones sistemáticas entre especies diferentes y ausencia de ellas entre especies muy parecidas, danzas de cortejo, dimorfismo sexual, cantos… todo es interesante para Marcelino.

Hace poco le pregunté por un ave que puso en su lista de Global Big Day-El Garcero de este año, pero que yo, en mi ignorancia, no la encontraba con ese nombre entre las registradas. Pues era mi error, yo buscaba una ‘’protonotaria’’ como nombre común y es un nombre zoológico: Protonotaria citrea, una especie que justamente no tiene nombre vernáculo en nuestra lista (otra vez mi error), a pesar de que Marcelino la conoce como reinita; en otras regiones se le conoce como reinita cabecidorada, pero éste puede ser un anglicismo de los pajareros (véase ficha de Protonotaria citrea en Wiki Aves de Colombia – Universidad Icesi). Algo semejante sucedió con la especie Dendroica petechia que Marcelino anotó como ‘’petequia’’ nombre que por supuesto, no aparecía registrado; la especie sí tiene un nombre vulgar en el registro: canarito. Pues estos nombres zoológicos y seguro varios otros que no me ha comentado y quien sabe que detalles sobre estas especies, Marcelino los aprendió de la Dra. Angela Caguazango, investigadora de SELVA: Investigación para la Conservación en el Neotropico, quien visitó El Garcero en repetidas ocasiones entre 2016 y 2017, justamente para estudiar los hábitos y ecología de la reinita cabecidorada que migra anualmente desde el hemisferio norte al neotrópico.

¿Por qué digo que Santa Rosalía habita en El Garcero?, pues porque es la santa patrona de la biodiversidad, proclamada como tal por un viejo maestro, desafortunadamente ya fallecido. ¿Qué El Garcero, ese pedacito de planicie aluvial magdalenenense, todavía conservado, a pesar de todos los inconvenientes, es muy biodiverso? Nadie lo duda, Marcelino y sus conteos de aves lo certifican. Si quiere saber por qué Santa Rosalía es nuestra santa patrona lea este artículo: Archivo:GE Hutchinson 1959 Homage to Santa Rosalia or Why Are There So Many Kinds of Animals.pdf, escrito por el limnólogo, ecólogo y naturalista G. Evelyn Hutchinson, en 1959. Hay vientos de fiesta y se habla de que el 15 de julio próximo se conmemore en El Garcero el día de Santa Rosalía. ¿Qué opinan, festejamos? ¿quién quiere cargar esta cruz? ¿o llevar esta guirnalda? Lcgarcia (discusión) 05:50 27 may 2019 (CEST)


Apostillas

  1. ^ . Con la excepción de la RNG, no existen áreas de conservación públicas ni privadas, registradas en SINAP, en el valle aluvial magdalenense que incluye las planicies de los afluentes San Jorge, Cauca y Ariguaní-Cesar y se extiende desde la desembocadura de los ríos Negro (límite entre Cundinamarca y Boyacá) y La Miel (Guarinocito, Caldas) hasta el delta formado por los dos brazos principales: Calamar-Cartagena por el Canal del Dique y Calamar-Bocas de Ceniza.
  2. ^ . Aunque es probable que el aserrío y leñateo furtivos hayan acompañado a la RNG durante toda su historia, estas actividades no eran de ninguna manera notorias ni conspícuas, antes del segundo semestre de 2017. La ausencia de personal de control y vigilancia permitieron el ingreso, tímido y disimulado inicialmente, de aserradores que ha ido escalando en frecuencia y osadía. El 24 de spetiembre de 2017 se denunció ante la Inspección de Policía de HL y la Personería Municipal la tala, apeado y trozado de de 50 árboles de campano (Pithecellobium saman), 35 de roble (Tabebuia rosea) y 30 de mora (Maclura tinctorea), con 40 cm> Øap <70 cm de los bosques secundarios ubicados en albardón mayor del brazo de Mompox. La denuncia no surtió ningún efecto ni inmediato ni a mediano plazo. Esta fue remitida por la Personera de HL a la CSB en Magangué, un año después se recibió una carta en la cual la oficina jurídica de la CSB citaba al representzante legal de Neotrópicos para que éste se trasladara a Magangué y ampliara la denuncia e indicara la identidad (nombres, apellidos, lugares de residencia…) de los aserradores furtivos que habían extraído la madera de los bosques de la RNG.
  3. ^  Patricia Velásquez conceptúa, con base en color de las patas y del plumaje de la cabeza que esta foto es de Ardea cocoi (garza morena), no de Ardea herodias, aunque las especies son simpátricas en la región de El Garcero. Para descripción comparativa, véase, e. g., páginas de Wiki Aves de Colombia, de Universidad ICESI-Cali para Ardea cocoi y para Ardea herodias




¿Qué es neotrópicos? | Operación El Dorado | Otros proyectos | Galería de imágenes | Enlaces externos | Plataforma colaborativa


neotrópicos: diagonal 17 # 10-226 / Medellín, 050018 / Colombia / teléfonos +(57) 311 603 4365 / info@neotropicos.org •