EAE

De Neotrópicos, plataforma colaborativa.
Saltar a: navegación, buscar

Una EAE (Evaluación Ambiental Estratégica), es la conjunción de dos evaluaciones ambientales: una sectorial (EAS) y una regional (EAR), aplicadas a políticas, planes y programas mas que a proyectos, obras, inversiones o desarrollos concretos. El concepto de EAE es afín al de la síntesis de oferta y demanda ambientales llevada a cabo en una evaluación ambiental (EA) de proyectos tradicional[1] . Hay discusión acerca del carácter estratégico[2] de las evaluaciones, pero es un punto menor. De otra parte, estos conceptos se prestan para mucha retórica y poca aplicabilidad. Se dice que son excusas para aprobar todo… o para no hacer nada.

Antecedentes

El concepto de EAE y sus componentes EAS y EAR se formuló, con ese nombre, en Europa en los años 1990 -y fue adoptado con ligeras modificaciones por el Banco Mundial, por esa misma época- como respuesta a la proliferación y congestión de proyectos de inversión en los países de Europa Oriental, en las agencias de desarrollo y ambientales de la Unión Europea (UE) y en las agencias de cooperación internacional de sus estados miembros[3] . De acuerdo con la normatividad vigente en ese entonces todo proyecto requería complejos estudios ambientales y permisos a lo largo del ciclo; este trámite retrasaba las inversiones, se hacía repetitivo (todos los estudios en una misma región o de un mismo sector de la economía decían las mismas cosas) y no podía emplearse ni convertirse fácilmente en un instrumento de planificación[4] .

Para evitar demoras y retrasos, agilizar la toma de decisiones, minimizar costos e incorporar los criterios ambientales al proceso de planificación, la UE adaptó el ciclo típico de una evaluación ambiental de proyecto a la evaluación de planes, programas y políticas. Es decir, ascendió el trámite (o la gestión si se prefiere) en la cascada de planeación. De ahí se derivan entonces las EARs y las EASs. Éstas pueden darse por separado o en conjunto y sólo una de las dos.

Por ejemplo, EARs de la Costa Caribe o del Macizo Colombiano deben resaltar las características regionales que en cada caso pueden conducir a problemáticas ambientales (físicas, ecológicas, socio-culturales, económicas. etc.), independientemente de las caracterísicas del sector a invertir o desarrollarse en cada una. De otra parte, los sectores de energía, minería, turismo, pueden conducir EAS a lo largo y ancho de un país (i. e., de muchas regiones), en los cuales se calibrarán las particularidades ambientales de cada sector -sus consecuencias ambientales típicas- que los distinguen de otros, independientemente de la región en donde las inversiones sectoriales tengan lugar. La tercera posibilidad, menos frecuente, es que se adelanten conjuntamente los dos tipos de evaluaciones como esquema de planificación, v. gr., el sector turismo en la región Caribe.

Metodología

No hay una metodología real para adelantar EAEs; hay una jerga, un lenguaje común pero no un conjunto de principios estructurados de los cuales se derive una constelación de procedimientos y protocolos, como en cualquier otra disciplina. Parte del problema es la imposibilidad de experimentar en planeación; sin embargo, hoy en día los desarrollos en las comunicaciones y en computadores permiten incorporar la tecnología del análisis de casos y la extrapolación a escenarios realistas aunque inexistentes a un amplio espectro de situaciones para generar conceptos robustos y en este caso, para verificar hipótesis[5] . Es la expansión de uno de los tres metodos fundamentales de las ciencias:

  • experimentación,
  • documentación de eventos reales,
  • simulación física o matemática de un proceso.

[Citar refs. sobre metodología de la UE/Sudáfrica/Australia/New Zealand/Balkanes AMVA (estas están en Diagnóstico del sector carbonífero en Colombia, PASE, Minería en BsAs, AMVA) Las EAE y sus componentes son en general muy retóricas, carretudas. Incluso se ha afirmado (al menos en Colombia es la tendencia) que la planificación y sus componentes EAEs son una ciencia social, cuyos métodos y procedimientos difieren de los de la ciencias naturales y por tanto los eventos y fenómenos sociales no se puede analizar con ellos, etc. BEALA UN_LaPlata-UNalMed, etc.]

Ejemplos

¡Buscar ejemplos en la Internet, preferiblemente con informes o con descripciones exhaustivas on line. No caer en el incesto citando sólo lo que se ha hecho en Neotrópicos!

  1. EAE la que ORM intenta desarrollar en Yondó | Dobris report | SoE ANZA | Estado del Medio Ambiente en Colombia | CEROI - GRID-Arendal
  2. EAS diag del sector minería del carbón en Colombia | PASMA minería BsAs | lo que PASE pudo haber sido y nunca fue ¿citar HGL EA minería carbón para Ecocarbón como buen ejemplo de mal estudio? |
  3. EAR Momposina | Pol conser humedales MinAmbiente | Pol conser páramos MinAmbiente | ???

Apostillas

  1. ^  En prácticamente todas las metodologías de evaluación ambiental de una acción (de un proyecto) se contrastan las consecuencias -esperadas- derivadas de o asociadas a las características estructurales y funcionales, naturales y culturales, de la región en donde se localiza la acción a evaluar (i. e., la oferta ambiental), con las consecuencias previsibles o esperadas de la acción (o proyecto) sobre los mismos elementos, es la demanda ambiental.
  2. ^  La respuesta simple es que las EAEs son estratégicas porque al hacer parte del proceso de planeación, permiten logros ambientales a corto, mediano y largo plazo.[¡buscar referencia!]
  3. ^  Esta estampida de inversión internacional en la "retrasada, pobre y obsoleta" Europa Oriental ocurre después de la contra-revolución de 1989-91 que culminó con la caída de los regímenes comunistas, de la cual la reunificación de Alemania y la dicotomía de Checoeslovaquia en Eslovaquia y la República Checa, son apenas dos ejemplos.
  4. ^  En Colombia también se criticó el procedimiento establecido de EAs por carecer de aplicación efectiva como instrumento de planificación, ver por ejemplo García y Lozano, 1998. Sin embargo por presión de los inversionistas internacionales -particularmente de los sectores de minería a gran escala e hidrocarburos- y con el respaldo del Banco Mundial, en toda Latinoamérica se han reformado las normas ambientales para acomodar en forma expedita los intereses citados. Esta crítica es por demás válida para casi todas las formulaciones bona fide de política ambiental en Colombia y en Latinoamérica, véase por ejemplo: Lagos y Velasco, 1998 Environmental Policies and Practices in Chilean Mining. En: Warhurst, A. (editor). 1998. Mining and the Environment. Case Studies from the Americas. Chapter 3. http://www.idrc.ca/en/ev-9341-201-1-DO_TOPIC.html
  5. ^  En sectores académicos si se ha avanzado en la aplicación de métodos de análisis de casos para desarrollar conceptos y eventualmente formular recomendaciones con base en ellos. El ejemplo más conocido quizás es el empleado por Harvard School of Business Administration en sus postgrados extramuros en otros países. Pero más cercano al tema ambiental y un excelente ejemplo del método, es el banco de datos TED Trade and Environment Database, desarrollado en la American University (Washington, EUA); los casos de TED se pueden consultar en Internet. L. C. Garcia Lozano en 1998 intentó, sin éxito, aplicar una metodología semejante PASE, en el sector energético colombiano, uno de los mejor documentados en Colombia; sin embargo a finales de 1999 se llevó a cabo un análisis parcial con el diagnóstico del sub-sector minería del carbón García Lozano, 1999. Neotrópicos también incursionó en este enfoque en la asesoría que prestó a Socialcoop-Medellín para supervisar el desarrollo de las 'Mesas Barriales de Convivencia Ciudadana. Nótese que estos dos ensayos fueron solo parcialmente exitosos, los fracasos no son consecuencia de las falacias de la metodología sino del carácter teatral que muchos de los estudios de política ambiental, social, de desarrollo, etc. tienen en Colombia (en general el Latinoamérica); i. e., se adelantan estudios cuyos resultados se conocen a priori. Cualquier intento serio de objetividad es cuestionado y acallado.