DPEI-DAPA. 2002.

De Neotrópicos, plataforma colaborativa.
Saltar a: navegación, buscar

Dirección de planeación estratégica integral. 2002. Las subregiones y el desarrollo territorial de Antioquia: una estrategia para el montaje y puesta en marcha del sistema departamental de planificación descentralizado, concertado, articulado, territorializado y prospectivo. Documento preliminar. Dirección de Planeación Estratégica Integral – Sistema subregional de planificación (SSP). Departamento Administrativo de Planeación, Gobernación de Antioquia, septiembre de 2002. version txt/rtf (79 kB)

Síntesis

Reflexiones -basadas en experiencias previas y en ejemplos de otros países- para orientar los procesos de planificación y desarrollo territorial de Antioquia, con miras a reducir la inequidad y el bajo nivel de desarrollo humano integral resultantes de desequilibrios tanto internos como supradepartamentales.

PLANEA, y en donde el modelo de desarrollo endógeno o de desarrollo Subregional y local, se perfila como una de las alternativas más apropiadas para enfrentar la problemática estructural del Departamento de Antioquia.

La planificación territorial es contemplada así como una estrategia política directamente vinculada al desarrollo subregional, donde:

  1. la economía,
  2. la sociedad,
  3. el territorio y
  4. el medio ambiente,

conforman aspectos interdependientes de dicho modelo. Así, las políticas de actuación territorial deben contemplar como mínimo tres objetivos fundamentales:

  1. La articulación e interacción de las distintas subregiones en el ámbito departamental y nacional.
  2. La búsqueda de un mayor equilibrio y equidad en la ocupación territorial y por ende del sistema de asentamientos humanos.
  3. La atención a las subregiones con base en alianzas estratégicas y mediante la articulación de los planes, agendas y acciones del orden departamental y municipal.

La búsqueda de un modelo de desarrollo endógeno, se plantea como una respuesta alternativa a las propuestas de desarrollo motivadas o inducidas por los procesos de globalización. En este sentido, es necesario propiciar opciones de desarrollo local, a fin de que los municipios y departamentos logren potenciar todas sus posibilidades, de manera que pueda alcanzarse un desarrollo territorial más equilibrado y, en suma, una mayor cohesión económica y social.

Dicho modelo se sustenta en cuatro principios que deben regir las propuestas de desarrollo territorial:

  • Complementariedad: Para potenciar las características propias de cada territorio y evitar la agudización de los desequilibrios.
  • Subsidiariedad: Con la cual se busca que las acciones se realicen desde el nivel territorial más apropiado.
  • Concurrencia: Mediante la integración de los recursos estatales de diferentes ámbitos territoriales con los del sector privado.
  • Coordinación inter - institucional: Necesaria para una efectiva acción de desarrollo entre las diferentes administraciones, a fin de reducir la ineficiencia y lograr una asignación óptima de los recursos.[1]

Apostillas

  1. ^  Puntos sobresalientes de la introducción.