Usuario:Lcgarcia/El teatro ecológico y el drama energético

De Neotrópicos, plataforma colaborativa.
Saltar a: navegación, buscar

Por error se copió a esta página el texto de otro artículo El arte y la ciencia de las evaluaciones ambientales de proyectos hidroeléctricos en Colombia, presentado en el V Congreso colombiano de ecología, celebrado en Bogotá, en 1988.

El texto original de El teatro ecológico y el drama energético: un libreto fragmentario, presentado en el Colegio Verde. Villa de Leyva, Boyacá, en 1987, no se tiene en forma digital todavía. El título del artículo es una paráfrasis del de un libro seminal del ecólogo y biólogo evolutivo anglo-estadounidense G. Evelyn Hutchinson The ecological theatre and the evolutionary play, publicado en 1965, pero no tiene ninguna relación con éste.

La idea central del artículo es que el desarrollo de cualquier sector económico es un drama que se representa en un escenario ecológico. El libreto, sin embargo, no está terminado y los actores pueden optar entre varias alternativas y decidir si se quiere un final feliz o una tragedia. Este concepto, o más bien analogía, se desarrolla para analizar el caso del sector eléctrico colombiano (estudio, planeamiento, desarrollo y operación de instalaciones para generación y transmisión de energía eléctrica) durante el decenio 1980, ya muy fuerte y pujante, justamente cuando la gestión ambiental institucional estaba en su infancia.

El sector energético en Colombia en 1986, la época en que se escribió el artículo, era un drama. Apenas el país salía de una crisis de generación de energía eléctrica, motivada por las sequías asociadas a varios episodios ENSO muy severos entre 1980-85, exacerbadas por un manejo corto-placista y erróneamente competitivo del sector (todos embalses terminaban la estación lluviosa vacíos por haber vendido su energía más rápido y más barata que los competidores). Durante la crisis se decidió evolucionar de un vector de generación eminentemente hidroeléctrico (> 70%), a uno con un peso más significativo en el componente termoeléctrico (carbón y gas) que aunque implicaba una operación mucho más costosa, aumentaba muy rápidamente la firmeza del sistema, hacía al país indemne a las sequías, requería inversiones menores y de más rápida implementación, i. e., era la panacea.

A comienzos del decenio 1990, los retrasos en la terminación de la obras de la Central Hidroeléctrica del Guavio y una nueva sequía forzaron un nuevo y más severo racionamiento diario del suministro de electricidad en todo el país en abril de 1992. Éste se implantó incluso en Antioquia, el departamento más rico en recursos hídricos y con el mayor desarrollo de infraestructura de generación hidroeléctrica. El período de inestabilidad se extendió por más de un año, hasta mediados de 1993.

El artículo, escrito antes de la crisis aquí citada, analiza las implicaciones de la representación del drama en un escenario alterado. Hoy en día, un cuarto de siglo después, tenemos nuevos libretos, igualmente fragmentarios y un escenario más deteriorado aún. El drama tiene otro nombre, pero seguimos siendo los mismos actores-espectadores, como en la Commedia dell'Arte, improvisando, impersonando, buscando un autor y un desenlace.